Sujetadores Premama y Lactancia

Sujetadores Premamá y Lactancia

Durante el embarazo sucede que los senos se van preparando para el momento de la lactancia, de ahí que aumenten de peso y volumen. Una de las prioridades de la mujer embarazada es adquirir sujetadores que sean adecuados a esta etapa para evitar problemas ulteriores. En Línea 19 dispones de una gran selección de sujetadores premamá y lactancia con o sin relleno y aros para que puedas disponer de las prendas íntimas más recomendadas y desde tan solo 10€.  Cuentas con un gran listado de primeras firmas, especialistas en todo tipo de sujetadores como Selene, Playtex o DIM, con envíos gratis y los mejores precios de internet.

Cuando comiences a notar que el tamaño de tu pecho aumenta, aproximadamente entre la octava y la décima semana de embarazo, es conveniente que te plantees la idea de empezar a invertir en unos buenos sujetadores de maternidad que cuenten con las características necesarias para ir adaptándose a los cambios de tu cuerpo.  

Qué sujetador de lactancia comprar  

El pecho es una de las zonas que muestra más cambios en el cuerpo de una embarazada y es lógico que durante las primeras semanas comiences a plantearte cambiar tus sujetadores por otros acordes a tu nuevo estado. Es muy posible que a lo largo de tu vida hayas adquirido multitud de sujetadores, pero ¿qué cómo son y qué sujetadores has de comprar?

El pecho está mucho más sensible de lo normal y comenzará a crecer bastante, de hecho, puede hacerlo de golpe, así que debes descartar los sujetadores que te opriman y aquellos que no sujetan nada, dejando que el pecho se expanda. Las firmas especialistas en esta clase de sujetador cuentan con unos diseños ultracómodos que precisamente sujetan extraordinariamente bien, además, se adaptan perfectamente a medida que aumentan su volumen y sus tejidos van cediendo de manera óptima.     

Cuándo comprar sujetadores premamá 

Los sujetadores premamá son fundamentales durante el embarazo para evitar toda clase de dolores de espalda, de las mamas y para impedir que el pecho se caiga. Si el pecho se estropea o se descuelga no es por culpa de la lactancia sino del cambio de tamaño que se produce durante todo el embarazo, por eso resulta tan importante contar con el sujetador idóneo.

Las mamas comienzan a transformarse desde las primeras semanas de embarazo. A partir de aquí, las glándulas mamarias comienzan a aumentar y a crecer hasta el último trimestre. Es conveniente comenzar a equiparse casi desde el principio con sujetadores diseñados especialmente para amoldarse a estos cambios. Durante el embarazo has de cambiar de talla y de sujetador para evitar presiones y marcas molestas y los sujetadores premamá y de lactancia son los más indicados. De cualquier forma, si necesitas asesoramiento de un profesional, no dudes en contactar con Línea 19 y preguntar acerca de todo cuanto necesites saber, nosotros resolveremos cualquier duda que tengas.    

Cómo elegir un sujetador de lactancia 

Desde el inicio del embarazo, el pecho comienza a cambiar. Las glándulas mamarias se preparan para la lactancia, aunque lo cierto es que el flujo lácteo no comenzará a irrumpir hasta que no se produzca el alumbramiento. El tamaño de los senos irá en aumento día tras día hasta el último trimestre, momento en el que el crecimiento se estabilizará. Una vez se produce el parto, la subida de leche hará que las mamas se hinchen bastante, aunque tras las primeras semanas volverán al tamaño que tenían durante la recta final del embarazo. 

Las mujeres que optan por amamantar a sus pequeños, deben contar con varios sujetadores de lactancia diseñados en exclusiva para recoger efectivamente todo el pecho y permitir alimentar al bebé de una manera fácil, práctica y sencilla. Otra de sus funciones primordiales es evitar el deterioro del pecho y las incómodas molestias.

A la hora de escoger un sujetador de lactancia lo primero que hay que tener en cuenta es su funcionalidad para facilitar el amamantamiento y que la madre pueda dar el pecho a su bebé con normalidad. En este sentido, hay sujetadores de diferentes tipos, con copas desmontables o aquellos que se desabrochan por la parte de delante. Además, estos sujetadores están fabricados con tejidos que se ajustan idealmente a los cambios de volumen, de hecho, pueden llegar a cubrir todo el pecho cuando éste ha aumentado hasta un par de tallas.  

Sujetadores de lactancia con o sin relleno, aros 

Los sujetadores de lactancia son la mejor inversión que puedes hacer. Los hay con o sin relleno dependiendo de tus necesidades y de la etapa del embarazo en la que te encuentres. Los tirantes suelen ser anchos para distribuir de una manera más uniforme el pecho y están confeccionados en tejidos de algodón para evitar roces y favorecer la transpiración. Los sujetadores de lactancia sin aros aportan un confort sin precedentes, además de una gran sujeción, aunque hay diseños con aros especialmente indicados para copas grandes que también destacan por su comodidad.